El biólogo sajeño Fernando Maestre Gil, que trabaja desde 2019 en la Universidad de Alicante “después de trabajar muchos años fuera” confiesa que se muestra “feliz e ilusionado, por el galardón que ha recibido en la modalidad de Protección del Medio Ambiente. Es un reconocimiento tan importante que lo celebro no sólo por mí sino por todos los investigadores que sacan adelante sus proyectos”.

El catedrático de Biología ha sido reconocido recientemente por un trabajo que aborda el problema de la desertificación aumentada por el cambio climático global, sus investigaciones, según el jurado, han permitido la creación del paradigma del desarrollo de zonas áridas, “una nueva forma de identificación y cuantificación del grado de pérdida de fertilidad de las diversas áreas del planeta”.

Con una extraordinaria trayectoria, Maestre lo tiene claro, “Ya no valen las promesas políticas. Sólo los hechos. La Administración debe invertir en ciencia”. Así lo asegura, tras haber recibido el Premio Rei Jaume I, según asevera, “una parte servirá para financiar un proyecto para jóvenes investigadoras en África”. No en vano, la especialidad de este ecólogo son las zonas áridas. “En la Comunitat sabemos lo que es no tener agua, aunque a veces pensemos que los recursos son infinitos y no es así”, dice.

Si no invertimos en ciencia y en investigación, si no apostamos por el medio ambiente, estaremos hipotecando no sólo la pervivencia de nuestro ecosistema si no de nuestro propio futuro”, argumenta el experto.

Reitera que los políticos deben ponerse manos a la obra. “Al final las palabras son vacías y esta crisis que está llegando nos va a hacer retroceder aún más, eso lo tenemos claro”, dice. Por ello, insta a la Administración a apostar por la ciencia. “Muchas veces se ha visto la investigación como un gasto, y no como una inversión y eso es un error”, asevera.

Si algo ha demostrado la pandemia es que las costuras de nuestro sistema socioeconómico son muy frágiles. Hay que invertir de manera decidida en investigación para que nos ayude a sentar las bases de un desarrollo más sólido, que no dependa gigantes con pies de barro como es el turismo”, concluye.

Fernando T. Maestre Gil es investigador principal de 16 proyectos que suman más de 5,2 millones de euros, siendo el único ecólogo que trabaja en España que ha conseguido reconocimientos como una Starting (2009) y una Consolidator Grant (2014) del Consejo Europeo de Investigación. Además, ha publicado más de 230 artículos en revistas científicas internacionales, incluyendo nueve en Science, Nature y PNAS, así como seis libros y numerosos artículos de divulgación científica.

Spread the love