Los hechos se produjeron la mediodía del miércoles 17 de agosto, cuando un ciudadano encañonó al empleado del supermercado, obligándole a entregar el dinero que se encontraba en la caja registradora, una cantidad superior a los 300 euros, que era todo el dinero que había en ese momento.

En el lugar de los hechos, un comercio situado en la Avenida Historiador Bernardo Herrero, se personaron agentes de la Policía Local y Guardia Civil, según las fuentes, de los clientes que en ese momento se encontraban realizando sus compras, así como la víctima, empleado del supermercado,  se trata de un hombre joven, que en el momento del atraco llevaba gafas de sol, una braga con la que ocultaba su rostro y una gorra, que actuó solo y huyó en un turismo de la marca Audi y color plateado que había aparcado a escasos metros del establecimiento. que escogió el momento oportuno para asaltarle sin que existieran muchos testigos en el lugar de los hechos.

Spread the love