La Villa de Sax celebraba el pasado domingo 14 de febrero la festividad en honor a la histórica patrona de la localidad, Santa Eulalia, donde solo se llevaron a cabo los actos litúrgicos, con la ausencia de la imagen de la santa en el altar mayor.

La tradición volvía a Sax, y esta vez sin los actos de rigor en la pequeña y original Colonia de Santa Eulalia, que, con motivo de la festividad de su patrona, no pudieron realizarse como cada año. Sí que se pudieron realizar los actos religiosos, que no tuvieron en el Templo Parroquial la imagen de la patrona de Sax, Santa Eulalia, pero si su estandarte, que se mostraba en el altar mayor junto a San Blas, que tiene su residencia desde el pasado mes de diciembre de 2020 en ese lugar, así como a imagen de San José , y además en el mismo lugar se podían ver las banderas de las comparsas de Moros y Cristianos.

Esta es sin duda otra de las fiestas sajeñas que la pandemia se lleva este año por delante. La devoción de Sax por Santa Eulalia, se remonta al siglo XVI, cuando ya se dice que era una fiesta que se celebraba desde tiempo inmemorial.

Esta fiesta conmemora una milagrosa batalla que se libró entre moros y cristianos, capitaneados por Berenguer de Entenza, a quien la patrona de Barcelona auxilió para vencer a los sarracenos, y en cuyo honor mandó edificar una ermita.

​Así lo recoge la tradición oral sajeña, que se plasmó en las Relaciones Topográficas de Felipe II en 1575, en las Ordenanzas de la Villa de Sax de 1772 y en la Historia de Sax de Bernardo Herrero.

Al pasar Sax a manos cristianas en 1240, nombró como patrona a Santa Eulalia, le construyó una ermita a su advocación en el mismo lugar del suceso, conocido como los “Prados de Santa Eulalia”, y se hicieron votos de celebrar una romería todos los años para su veneración. Ese día se daba de comer a los pobres y clérigos, se predicaba y decía misa, se hacían procesiones con música, siendo los gastos pagados de los fondos propios del Ayuntamiento. Desde entonces se han venido cumpliendo los votos y todos los años se celebra la tradicional Fiesta de Santa Eulalia, que la convierte en una de las más antiguas de la región, pues nos retrotrae a los años de la conquista cristiana.

Santa Eulalia también ha estado presente en la Parroquia de Sax, anteriormente en una imagen del retablo mayor; desde 1976 esta leyenda histórica está pintada sobre lienzo por Rafael Cardells en el ábside del templo. Y desde el año 2015, una talla de la santa (obra del escultor Ricardo Rico) se encuentra en la ermita de San Blas.

 

 

 

 

Spread the love
Share This