La empresa Viveros El Chorrillo junto a Bosque sin Fronteras ponen en marcha una iniciativa a la ciudadanía sajeña en la que propone que por cada niño que nazca en Sax se plantea un árbol en su municipio, en el lugar que los progenitores deseen.

El gerente de la empresa Viveros el Chorrillo, Javier Martínez Orgiles, señala que con esta iniciativa se pretende que se logren dos grandes objetivos en paralelo. Por un lado, vincular la vida de la persona con su territorio, pues el nexo que se establece entre el niño o la niña, su familia y los espacios verdes de su municipio tendrán dos grandes protagonistas que crecerán a la vez.

Y por otro, renovar y recuperar arbolado que en su conjunto está sufriendo un claro deterioro debido a la disminución de las precipitaciones y aumento de las temperaturas que está provocando el cambio climático.

En este sentido, es fundamental la difusión de esta noticia con el fin de lograr la implicación de las familias y planificar las especies de árboles y los lugares donde serán colocados en cada municipio.

Con esta medida a cada niño se le entregará la información básica de la ubicación y características del árbol, y se le otorgará un diploma expedido por Bosques sin Fronteras y Viveros el Chorrillo.

Esta iniciativa, más allá de ser simbólica, tiene para el promotor, Javier Martínez, un enorme calado en el territorio y su gente “es necesario recordar que Sax está siendo afectada de forma clara por los rigores del cambio climático y la desertización que están mermando la superficie arbolada. La generación de conciencia colectiva de la importancia de los espacios verdes y la biodiversidad es fundamental para una población cada vez más asociada a espacios urbanos, alejados de los ciclos naturales, pero que deben saber que, sin ellos, la vida en las poblaciones resultaría imposible”.

Spread the love