Los colegios y escuelas infantiles de Sax, al igual que el Instituto, han hecho los deberes para hacer frente a la pandemia de la COVID-19.

El profesorado y los alumnos ya han vuelto a los centros, donde se han acondicionado las aulas, creándose un estricto protocolo para evitar al máximo el contacto entre los estudiantes. El riesgo cero no existe, pero desde las directivas envían un mensaje de calma a las familias para el que sin duda es el inicio del curso más difícil hasta ahora tanto para el profesorado como para los alumnos y sus padres.

Profesores y estudiantes tendrán que aprender una nueva forma de convivir en las aulas.

En todos los centros se han creado horarios de entrada y salida escalonada con el objetivo de evitar las aglomeraciones, también se han distanciado las filas y se han creado turnos para ir al recreo, todo para que los pequeños puedan convivir con la máxima normalidad posible. Habrá dispensadores de gel hidroalcohólico en las clases, así como caminos diferenciados de entrada y salida. Los alumnos, que mantendrán la distancia física de 1,5 metros en las aulas de 5º y 6º, deberán tomarse la temperatura al salir de casa y al entrar al colegio, y a partir de 1º de Primaria no podrán quitarse la mascarilla salvo en Educación Física y para comer. Los padres no podrán acceder al interior de los centros y los alumnos sólo entrarán en su horario y en la zona indicada.

Los centros hacen lo que pueden, pero dependen de un condicionante externo, la COVID-19, lo que obliga a que las familias estén atentas para evitar la exposición a este enemigo invisible.

¿Puedo llevar a mis hijos al colegio?

MENSAJE DESDE EL DEPARTAMENTO DE PEDIATRÍA DEL CENTRO DE SALUD DE SAXDesde el Departamento de Pediatría se ha realizado un vídeo explicativo de la sintomatología del COVID-19 para detectar fácilmente los síntomas y diferenciarlos de otras.De tal manera que se pueda minimizar el riesgo de contagio y transmitir tranquilidad a las familias.

Gepostet von Ayuntamiento de Sax am Sonntag, 6. September 2020

Casos positivos

Uno de los problemas que conlleva la COVID-19 es diferenciar su sintomatología de otras como gripe e incluso del momento en el que les salen los dientes a los más pequeños.

Las familias afrontan este nuevo curso con inquietud, miedo y escepticismo. Es el curso más difícil al que se enfrenta el sistema educativo público desde que está en funcionamiento. Tienen dudas respecto a las actividades extraescolares, así como qué pasará en caso de que un menor sea positivo, “¿los padres podemos cogernos la baja? También debemos estar en cuarentena”, se preguntan algunos de ellos.

Desde los centros recalcan que no hay que tener miedo, pues la modalidad presencial es la mejor opción para que no pierdan el hilo. Así, piden prudencia y calma a las familias para hacer frente a una nueva situación que, esperan, solo dure un curso.

Spread the love
Share This