Una de las obras más famosas de Rembrandt es “La Ronda de Noche”. Representa la compañía de arcabuceros en el momento de salir para recibir el cortejo de María de Médicis, reina de Francia, en el momento de indicar el capitán al teniente la orden de iniciar la marcha desde las puertas del cuartel.

Mi hipótesis considera que la niña del cuadro es el paje del capitán, representado por una niña, con mucha probabilidad hija o nieta del capitán de la compañía, que en desfiles o recibimientos daba mayor categoría y vistosidad al rango del burgués que imita a la nobleza y realeza. Todavía en la actualidad es costumbre que una niña entregue un ramo de flores a las personalidades que visitan una ciudad.

En el museo de Dunquerque hay cuadro de la escuela flamenca, donde vemos el desfile, con el estandarte desplegado, de los miembros de la cofradía o guilda de Santa Bárbara, patrona de los artilleros y arcabuceros. Podemos apreciar a los capitanes, con la banda en el pecho, acompañados por su familia (mujer e hijas), de una forma similar a los capitanes, capitanas y pajes de las Fiestas de Moros y Cristianos de Sax.

​Las milicias urbanas, burgueses en su mayoría, copian e imitan a la nobleza y realeza en diversos aspectos, como las fiestas reales. Por eso, los pajes de rodela, ayudantes del capitán, que vemos en las Compañías de los tercios o de las milicias provinciales, se transforman en niñas de corta edad, que imitan a las meninas de la Corte.

Las Fiestas de Moros y Cristianos más antiguas todavía conservan elementos de la antigua soldadesca de los siglos XVII-XVIII: un cargo festero, que aunque cambia de nombre (rodela en Petrer; volante en Caudete; paje en Sax, Abanilla, etc.), siempre es representado por niñas de cortad edad.

En la fotografía de la Comparsa de Cristianos de 1899, podemos observar al capitán y abanderado (con sus bandas correspondientes), sargento (con su cornetín de órdenes y una lanza partesana como banderín), paje (lujosamente vestida, con su rodela y bastón), y arcabuceros, herederos de las milicias del siglo XVII.

Spread the love