Mucho antes de las redes sociales e internet, mucho antes de la televisión, de la radio y los periódicos, las noticias se transmitían por vía oral, de boca en boca, y también mediante bandos que el alguacil pregonaba por las calles y plazas.

​Y eso es lo que ordenó Bernardo Soriano Herrero, el alcalde de Sax en 1918 (dos meses antes de comenzar la mortal epidemia de gripe), echar un bando, cuando se enteró de la presencia de la viruela en pueblos cercanos:

​El Sor. Alcalde.

​Hace saber= Que habiéndose presentado casos de viruela en poblaciones próximas a esta, se procederá en el lugar y horas de costumbre a la vacunación y revacunación gratuita de este vecindario, durante tres días consecutivos, que empezarán a contarse desde el día de mañana. También se procederá a la vacunación a domicilio, abonando el interesado al facultativo una peseta.

​​Sax 4 de marzo 1918

​​Bernardo Soriano

​La viruela fue una enfermedad infecciosa grave, contagiosa y con un alto riesgo de muerte, causada por el virus Variola virus, con una elevada tasa de mortalidad, especialmente elevadas en niños, ​dejando cicatrices en el cuerpo a los supervivientes, y en algunos casos, ceguera.

​Enfermedad mortal y temida durante siglos, hasta que en 1796 Jenner descubriera la vacuna contra la viruela. El último caso de contagio natural se diagnosticó en octubre de 1977 y en 1980 la Organización Mundial de la Salud certificó la erradicación de la enfermedad en el mundo.

La gran mayoría de las personas que han recibido la vacuna muestran una marca en el brazo fruto de la técnica que se utilizaba para administrarla, por el tipo de aguja empleada.

Spread the love