Otro viajero inglés que en sus libros dejó referencias a Sax, incluido un bello grabado del Castillo, fue Henry Swinburne (1743-1803), que nació en Bristol. Criado en el seno de una familia acomodada de tradición católica, cursaría estudios universitarios en Francia y, posteriormente, en la Academia Real de Turín, donde desarrollaría un genuino interés por el arte y la literatura. De vuelta a Gran Bretaña, se casaría en 1767 en París con Martha, una rica heredera de formación también católica, estableciéndose ambos algún tiempo en Hamsterley (Durham) antes de emprender de nuevo viaje al extranjero, en 1774. Tras vivir en Burdeos durante casi un año aceptaría la invitación de su amigo Thomas Gascoigne para realizar un largo viaje por España. La idea de visitar este país tan poco conocido y la posibilidad de escribir un libro en el que relatara sus impresiones, en un momento de gran demanda editorial de la literatura de viajes, debió agradarle mucho ya que pronto emprenderían la marcha.

Entró en España por La Junquera y salió por Hendaya, alargándose su estancia alrededor de ocho meses. Fruto de tal experiencia fueron sus “Travels through Spain in the Years 1775 and 1776”, publicado en Londres en 1779 e ilustrado con “varios monumentos de arquitectura árabe y romanas tomados del natural.

​Esta es la descripción que nos ha dejado Henry Swinburne, junto con un magnífico grabado, de su paso por Sax en los primeros días de diciembre de 1775: “Jamás había visto una zona tan llena de torres en ruinas como estos aledaños de Valencia y Castilla; no hay un pueblo sin su torreón colocado en algún precipicio casi inaccesible y ninguno tan singular como el de Sax”.

​En el grabado podemos observar el acueducto que se construyó en 1774 para entrar las aguas potables de La Torre al pueblo, y que fue destruido por la riada de 1778, por lo que hubo que esperar hasta la década de 1830 para entrar de nuevo el agua potable a las calles de Sax.

Spread the love