Durante la primavera y el verano de 1706, en plena Guerra de Sucesión, los ataques a Sax y Villena de las tropas austracistas eran continuos, como continua era la necesidad de hombres, armas y víveres para los partidarios de Felipe V. 

Sax contribuyó de manera decidida a este esfuerzo bélico, como vemos en el despacho que el comandante del Castillo de Villena remitió a Sax el 29 de mayo de 1706, solicitando el envío de cuantos hombres pudieran mandar a Villena con cabalgaduras, para colaborar en el transporte de leña y tajines (fajinas) al castillo, pues el ejército enemigo intentaba atacar la ciudad. 

Haciendo otro esfuerzo más, Sax mandó 25 hombres para el transporte y otros 50 para trabajar en el castillo por cuenta de Villena. Durante el verano, los sajeños enviaron a Villena mil cargas de paja y cincuenta de leña, para lo cual contribuyeron todos los vecinos con medios de transporte. 

También enviaron a Villena quinientas arrobas de buen vino, cuyo importe no pudieron satisfacer aquellos vecinos. Esta mercancía salió de Sax el 29 de agosto de 1706 por un valor total de 2.500 reales, a cinco reales la arroba. 

El Archivo Municipal de Sax conserva la “Memoria de lo que la ciudad de Villena deve a esta villa de Sax, que se le dio para la probisión que se hizo en su Castillo en tiempo del enemigo”. Las 513 arrobas de vino fueron proporcionadas por las siguientes personas: El Alcalde Joseph Gil, 53 arrobas; el Alcalde Pedro Estevan Zerdán, 32; el Regidor Francisco Carrión de Torreblanca, 35; Felipe Chico, 28; Thomas Miñano, 89; Agustín Martínez, 18; Ana Mateo, 19; Joseph Carrión, mayor, 46; Don Antonio de la Canal (Beneficiado), 145; y el padre Zerbera, 48. 

Además, las siguientes personas enviaron siete “botas para el vino, zeñadas de yerro”, de 50 arrobas cada una: Don Joseph de Mergelina, Diego Castaño, Simón Soriano, Josefa Estevan Ynojoso, Francisco Hernani, Joaquín Valera y Juan Payá. También llevaron al Castillo de Villena 28’5 fanegas de habas, a 15 reales la fanega, por un importe de 427 reales y 27 maravedíes.

 

Spread the love