En el Antiguo Régimen, las bodas reales eran un asunto de Estado, sujeto a una cuidada diplomacia y a un severo y medido protocolo, que tenía en cuenta el itinerario más aconsejable, según las estaciones y el tiempo previstos, que se medía en meses y años.

​Un ejemplo puede ser el segundo enlace del rey Felipe IV con su sobrina Mariana de Austria en 1649, en Navalcarnero, pero cuyas nupcias se ajustaron en 1647.

​Tras un largo viaje por tierra desde Viena, atravesando Italia, y por mar, desde el puerto italiano de Finale, el 4 de septiembre de 1649 desembarcaba el séquito regio en el puerto de Denia, ante el recibimiento de la nobleza local y el nuevo personal de la reina.

Mariana permaneció en Denia hasta el 16 de septiembre ocupada en diferentes actos protocolarios, de donde partió acompañada del virrey (conde de Oropesa) y de señores y caballeros valencianos hasta la frontera del reino.

​Felipe IV, a través del duque de Nájera, había enviado el itinerario que debía seguir desde allí a la corte, advirtiendo que debe viajar en las horas menos calurosas, especialmente al atravesar la Mancha.

​Tras pasar por Gandía y Onteniente, el 20 de septiembre llegó a Almansa, primer lugar de Castilla, donde la esperaba don Pedro de la Barreda, miembro de su Consejo y alcalde de su Casa y Corte, enviado por Felipe IV para organizar el viaje por Castilla, gracias al cual “no se experimentaron las incomodidades de la Mancha, que se esperavan en la marcha de tan grande tropa”. El 6 de octubre llegó la comitiva real a Navalcarnero, y donde se celebrarían las bendiciones matrimoniales.

​Los gastos del viaje los sufragaban las villas y ciudades del itinerario, y desde muchas leguas a la redonde llegaban las provisiones para tantas personas y caballerías. En el Archivo Municipal de Sax se encuentran documentos sobre el abastecimiento del tránsito de la reina por Almansa.

​En dinero, catorce personas dieron 65 reales. Y en especie, setenta y seis personas, obsequiaron 40 docenas de huevos, 26 gallinas y 38 pollos, que alimentaron la comitiva real.

Spread the love