Socavones, baches, zanjas, el mal estado de estas infraestructuras municipales dispara las reclamaciones de los sajeños en plena temporada de paseos, que aprovechando el buen tiempo, la longevidad de las horas de luz solar y la caída de la tarde aprovechan para dar el “paseico y la charrá ” tan típicos en nuestro pueblo en estas fechas.

Tropezones y quejas a pie de calle por el mal estado del pavimento y la falta de bancos donde descansar.

Los vecinos reclaman que se ejecute la totalidad del presupuesto municipal asignado para su reparación y mantenimiento, algo que, sin embargo, no se hace en la mayoría de calles.

Entre las más olvidadas en limpieza y conservación están Jaime I, Reyes Católicos e Historiador Bernardo Herrero y las calles adyacentes a la ronda del castillo, donde hasta la iluminación suele ser deficiente, con farolas averiadas y zonas de sombra por de donde es peligroso caminar.

Spread the love