Quince finalistas optaban a los IX Premios Talento Joven de la Comunidad Valenciana. El jurado de la presente edición proclamaba por unanimidad a los seleccionados en las categorías de Ciencia, Empresa, Deporte, Acción Social y Cultura.

Al premio de Cultura optaban la joven escritora Carmen Galvañ, autora de una extensa obra con compromiso social; el pianista Francisco García Verdú, que acumula premios de todos los ámbitos; y el bailarín y coreógrafo Joan Crespo March, promotor de una compañía que da oportunidades a nuevos valores.

Tras la deliberación del jurado el pasado miércoles 16 de febrero, fue la sajeña Carmen Galvañ Bernabé la justa ganadora del premio.

La vida de Carmen Galvañ Bernabé se escribe, a sus 27 años, con términos que apelan a la justicia y la igualdad. Así, esta joven sajeña defendía en la cita final del certamen su excelsa trayectoria. Apasionada por definición de la literatura, considera este arte un “vehículo emancipador” que permite “conocer la historia que nos precede” para hallar “respuestas a los problemas del presente”.

De este modo, ha hecho de la palabra escrita su herramienta de vindicación respecto a aspectos tan trascendentales como la solidaridad o la inclusión, entre otros.

No es hasta el año 2016 sumando ya en aquel momento una treintena de reconocimientos literarios que decide compaginar sus estudios de Derecho con su incipiente carrera como escritora.

Desde entonces, ha publicado dos antologías de relatos que comparten el mismo eje vertebrador: su enfoque social y reivindicativo. “Horizontes” y “El poder del pasado “ahondan en casuísticas como la despoblación rural, el tráfico de drogas, la bioética o la historia como valor imprescindible a través del desarrollo de acontecimientos como la Guerra Civil o la Segunda Guerra Mundial.

La escritora sajeña Carmen Galvañ Bernabé, presenta su tercera obra “Diario sin nombre” el viernes 18 de febrero a las 20:00 horas en la Casa de Cultura de Villena y el sábado 19 de febrero a las 18:00 horas en la Sala Polivalente de la Casa de Cultura de Sax.

Además, esta también estudiante de piano defiende que “sin la música las historias carecen de banda sonora y, sin literatura, no hay historias a las cuales adornar de sonidos”. Así, numerosos acordes están presentes en sus libros.

Spread the love