El próximo mes de julio se incorporarán a las distintas unidades de la Guardia Civil los poco más de 2.000 guardias alumnos que han estado formándose en la Academia de Baeza y en el Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro. Una cifra claramente insuficiente, 50 menos que la promoción anterior, para dar respuesta a la falta de efectivos que viene denunciando la Asociación Española de Guardias Civiles, AEGC, desde antes de la crisis económica de 2008, cuando se congeló la oferta de empleo público.

Estos guardias alumnos que ahora se van a incorporar a sus nuevos destinos deberían terminar allí su proceso formativo, pero por las necesidades urgentes de personal no será así exactamente. En cada unidad se les está esperando para aliviar el volumen de trabajo, es decir, como la necesidad aprieta deberán hacer de guardias civiles profesionales cuando no lo son y se van a encontrar en situaciones para las que no tienen experiencia. Poco más de 2.000 alumnos que van a salir de Baeza y Valdemoro sabiendo que ellos son los miembros de las FCSE de tercera división, se incorporaran sin la medida de protección más importante que ya tienen los alumnos del Cuerpo Nacional de Policía: UN CHALECO ANTIBALAS DE DOTACIÓN.

A la Comunidad Valenciana van a incorporarse este año escasamente 200 efectivos una cifra inferior a la del año pasado donde casi llegaron a los 300, en total menos 60 guardias alumnos este año. Se trata de una comunidad que en este periodo estival multiplica por tres, por cuatro su población fija con la llegada de los ocupantes de las segundas residencias y de los turistas que llenan los hoteles de la comunidad. Es decir, que los problemas de seguridad ciudadana que tenemos el resto del año se multiplican ahora, sobre todo con la llegada del turismo nacional, pero sobre todo el internacional. Problemas de seguridad ciudadana que también supondrá un incremento de las agresiones a guardias civiles. Incremento que llevamos mucho tiempo denunciando sin que nadie haya hecho nada por buscar soluciones y que en el caso de ser turistas los agresores tienen el agravante de que se irán de la comunidad sin que respondan ante la justicia por sus actos.

Desde AEGC llevamos años reclamando más efectivos para dar respuesta a los problemas de seguridad que tiene nuestra comunidad. Sólo con el incremento de población que tenemos estos meses estivales haría necesario como refuerzo el doble de agentes y en cambio recibiremos 60 menos que el año pasado cuando el turismo no había recuperado las cifras de pre pandemia.

Spread the love