El buen tiempo se despide y da paso a la lluvia toda la semana. El otoño ha traído chubascos y una bajada de las temperaturas.

El suceso meteorológico vuelve a causar los problemas como consecuencia de la tromba, que dejaba más de 23 litros por metro cuadrado en Sax, en la tarde del jueves 22 de septiembre. En las zonas rurales se llegaron a alcanzar más de 30 litros por metro cuadrado.

La lluvia desbordaba una vez más el alcantarillado en las zonas más bajas de la localidad, la conducción por las calles de la localidad se volvió extremadamente difícil debido a que muchas de ellas estaban inundadas, por lo que muchos ciudadanos se vieron obligados a parar sus vehículos ante la poca visión que había y la peligrosidad de la situación.

 

La esperada lluvia tras la larga sequía estival ha tardado en llegar a Sax, pero lo ha hecho en forma de tormenta por espacio de un par de horas. Suficiente para que se hayan producido inundaciones en algunos puntos de la población, como en la Avenida Rey Jaime I, Reyes Católicos, Gran Vía, donde otra vez el agua se estancaba. La entrada norte de la localidad quedaba cortada, desviándose el tráfico por la circunvalación del Castillo.

Las aguas de nuestras calles provienen de la masa rocosa de la peña, y es la parte más baja la más perjudicada, como podemos apreciar en las imágenes de estas últimas lluvias, a ello, hay que añadir las humedades que provocan en numerosas viviendas de la parte alta del casco urbano.

Recordar que ya en 2019, el actual gobierno municipal comunicaba a los vecinos que se había presentado un proyecto al Plan Provincial que pretendía desviar el colector a la altura de la avenida Jaime I y bajarlo hasta el cauce del río. El presupuesto de la obra roza los 300.000 euros y pretende, una segunda fase, y como objetivo mayor, construir un segundo colector, a la altura de la calle Juan Carlos I.

De momento las lluvias siguen haciendo de las suyas y nuestros políticos lamentándose por las situaciones, pero, sin poner remedios.

Spread the love