Hace doscientos años, el fin del Trienio Liberal era la crónica de una muerte anunciada, sobre todo desde la entrada de los Cien Mil Hijos de San Luis, bajo las órdenes del duque de Angulema, en abril de 1823. 

Pero el golpe de gracia al periodo constitucional fue la captura del general liberal Rafael del Riego y Flórez (Oviedo, 1784 – Madrid, 1823), impulsor del Trienio Liberal mediante su pronunciamiento en Las Cabezas de San Juan, el 1 de enero de 1820. 

Por eso, su apresamiento y ejecución fue ampliamente difundido por toda España. El 15 de septiembre de 1823, después de la derrota de Jódar, el general Riego, ya en retirada, era descubierto en un cortijo de la provincia de Jaén, próximo a la localidad de Arquillos, donde fue detenido por los guardias realistas y autoridades de Arquillos, desde donde fue conducido preso a la cárcel de La Carolina. El obispo de Jaén celebró un Te Deum para celebrar la captura de Riego. Posteriormente le trasladaron a Madrid, donde se le juzgó el día 5 de noviembre, y el 7 del mismo mes de 1823 fue ahorcado en la Plaza de la Cebada. 

Una semana después de su captura, la noticia era conocida en toda España, como pone de manifiesto el acta del Archivo Municipal de Sax de 22 de septiembre de 1823: 

“… el Sor. Presidentese expuso: Que don Nicolás Sempere, residente en esta villa, hermano del Excmo. Sor. Gral. en Gefe del Exército Realista, se le ha presentado una carta de dicho su Sor. Hermano en la que manifiesta la prisión de Riego con tres oficiales en Arquillos por los Paysanos en los mismos términos que lo indica la Gaceta extraordinaria, con ciuo motivo previene se cante en el día de mañana un Te Deum en acción de gracias al todo Poderoso con tres noches de iluminaciones, y al mismo tiempo previene a esta Justicia lo comunique por oficio a los pueblos inmediatos para que hagan igual demostración, y a fin de que todo tenga su debido cumplimiento, pareció muy conforme el que así se acordase de lo qual inteligenciado el Aiuntamiento unánimemente acordó su cumplimiento, pasándole al Sor. Cura párroco el correspondiente aviso de atención …”.

 

Spread the love