El 13 de abril de 1813, con la derrota del ejército francés en la segunda batalla de Castalla, las tropas napoleónicas inician su rápida retirada del Reino de Valencia, que culmina en julio de 1813.

​Desde que en enero de 1812 los franceses ocupan Valencia, se pone en marcha la administración de las fuerzas ocupantes, como podemos observar en el pasaporte, fechado en Valencia el 31 de marzo de 1813, encabezado por el escudo de Napoleón Bonaparte, donde la “Policía General de Valencia”, en nombre de “S. M. I. Y R. El Emperador de los Franceses, Rey de Italia, Protector de la Confederación del Rhin, Mediador de la Confederación Suiza, &”, dirigida por “don Agustín de Quinto, Miembro de la Legión de Honor, Caballero de la Orden Real de España, Director General de la Policía de Valencia, Oidor de la Real Audiencia de la misma, Juez Conservador de la Albufera, &”, concede “libre y seguro pasaporte a Pedro Gamboa, vecino de María en Granada, que va al mismo en una caballería. Los empleados civiles y militares de S. M. en los Pueblos del tránsito le dexarán pasar libremente, y le darán auxilio y protección en caso necesario. El presente pasaporte vale por quince días”.

​Las señas de Pedro Gamboa que figuran en el pasaporte son las siguientes: “Edad: 39 años. Talla: 5 pies. Cabello: castaño. Frente: regular. Ojos: azules. Nariz: larga. Boca: regular. Barba: cerrada. Rostro: largo. Color: sano”.

​El político y agrónomo Agustín de Quinto nació en Caspe (Zaragoza) en 1774 y falleció en Zaragoza en 1827. Formó parte de los afrancesados afines al gobierno del nuevo monarca José I, y comenzó una peculiar carrera administrativa con el nombramiento de comisario general de la orilla derecha del Ebro, por cuyos servicios Napoleón I le concedió la Cruz de la Orden Real de España. El gobernador general de Aragón, general Suchet, le designó director general de seguridad del Reino de Valencia, donde frecuentó las tertulias liberales. En 1814, y tras el repliegue francés, se exilió en Perpiñán, donde mostró su animadversión al régimen absoluto de Fernando VII.

Spread the love