El presidente de la Diputación de Alicante, Toni Pérez, ha vuelto a reivindicar hoy el trasvase Tajo-Segura coincidiendo con la visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la desalinizadora de Torrevieja y ha criticado lo que, a su juicio, “más parece un ejercicio de oportunismo político, que demuestra una vez más que Pedro Sánchez solo se acuerda de la provincia de Alicante porque hay sequía en otros territorios”.

Resulta curioso que el señor Sánchez, que en los últimos años ha ninguneado a esta tierra y a sus regantes y agricultores con cerca de una treintena de recortes arbitrarios del trasvase Tajo-Segura, visite hoy la provincia de Alicante y sea sólo para apoyar el agua que producen las desaladoras”, ha apuntado Pérez, quien ha insistido en que el agua desalada “debe ser solo un complemento y nunca la solución a las necesidades hídricas de la provincia de Alicante”.

En este sentido, el presidente de la Diputación de Alicante ha destacado que “la sostenibilidad no solo hay que predicarla, hay que invertir en ella entendiéndola en una triple dimensión: medioambiental, social y económica; y el agua del trasvase Tajo-Segura gana por goleada a la desalación en los tres aspectos. El trasvase es esencial para nuestra tierra y resulta imprescindible tanto desde el punto de vista cualitativo como cuantitativo”.

El coste del agua desalada es inasumible económica y medioambientalmente”, ha insistido Toni Pérez, quien ha puesto de manifiesto que el agua de las desaladoras resulta hasta cinco veces más cara que la del trasvase, no solo para el regadío sino también para el abastecimiento, y requiere de un consumo energético mucho mayor, ya que para producir un metro cúbico de agua desalinizada hacen falta 3,8 kilovatios frente a un kilovatio que requiere el agua del trasvase “con las emisiones de CO2 que ello conlleva”.

En opinión del dirigente alicantino “es paradójico que ahora que tanto se apuesta por la sostenibilidad ambiental, el Gobierno central abogue por alternativas con un alto coste energético y recorte el agua del trasvase provocando que el desierto entre en España por la provincia de Alicante”.

Asimismo, Toni Pérez ha advertido que la ampliación de la desalinizadora de Torrevieja anunciada por Sánchez “no será en ningún caso suficiente para cubrir los recortes sobre el trasvase Tajo-Segura”, al tiempo que ha puesto de manifiesto que “este proyecto conlleva una tramitación administrativa y una obra civil que llevará muchos años”, además del “desembolso millonario” que supondrá la ampliación de las desaladoras, la instalación de energía fotovoltaica y la interconexión con las plantas, así como la elevada cantidad de suelo necesaria para la instalación de las placas solares.

Por otro lado, el presidente de la Diputación ha instado también al presidente del Gobierno a atender las reivindicaciones de los agricultores en cuestiones como las plagas exteriores, la aplicación y ampliación del nuevo reglamento del frío a todos los cítricos o las exigencias de los controles de origen.

Finalmente, Toni Pérez ha lamentado el “sectarismo” demostrado por Pedro Sánchez al no invitar a ninguna autoridad ni de la Generalitat ni de la Diputación, ni siquiera del Ayuntamiento, en la visita esta mañana a Torrevieja.

Spread the love