Nos cuenta estas horas de angustia Joaqui Amoraga, familiar “han pasado el día muy nerviosas también hasta que mi hermano ha dado señales de vida porque había cogido un vuelo unas horas antes hacía Oporto y no contestaba a llamadas ni sabíamos nada de él, unas horas muy angustiadas y que en estos momentos no saben cuándo volverán porque han llamado a la compañía que es vueling y están las líneas colapsadas. Al llegar a casa se han abrazado todas y han dicho llorando que nunca se les olvidará este fatídico día y que han vuelto a nacer”

 

«Pilar Vidal y Pepita Gil, son nieta y abuela, han estado junto a Francisco José  Amoraga y Vera Rovins dos sajeños residentes en Amberes, pasando unos días,  en el martes 22 de marzo tenían la vuelta para Alicante en avión, a las 11:30 horas, dado que Francisco José por cuestiones de trabajo no pudo llevarlas al aeropuerto, confió esos menesteres a una compañera de trabajo, Aida, la cual las llevaría al aeropuerto, esta es residente de Bruselas y fue a Amberes a por las sajeñas, se retrasó un poco, y gracias a ello no les pillo el atentado, ya que ellas debían de estar a las 8:00 en la terminal, a esa misma hora salían de casa, lo cual les hizo llegar más tarde de lo previsto, poco antes de llegar al aeropuerto Vera, les aviso del triste suceso ocurrido, la doble explosión en el hall de salidas del aeropuerto de Zaventem«.

Spread the love