Sax como viene siendo tradición celebra con orgullo y devoción la festividad de su patrón San Blas. El día grande de nuestras fiestas, en la unión de las comparsas y festeros, hace de la villa una gran fiesta. Fiestas que comenzaron en 1627, cuando los sajeños prometieron en votos solemnes celebrar la festividad del día de San Blas, patrón de Sax, para dar muestras de su devoción. Desde entonces, los Moros y Cristianos en honor de San Blas, rememorando la reconquista de Sax por las tropas de Jaime I en 1239, se han convertido en las fiestas más importantes y conocidas de la localidad.

Dar los últimos retoques a nuestro santo patrón es una tarea que no se ve, unas labores dignas de maestros que pasa por limpiar la imagen, hacer la mezcla con la que brilla cada día su preciosa cara, sacar brillo a los adornos, con el esmero que les caracteriza, un grupo de personas que hay que nombrar, Vicente Palao, los hermanos José Antonio  y Venancio Villaplana, Celes Gil, Antonio Parra, junto a los niños y niñas que van aprendiendo la siempre difícil labor de “Apañar” a San Blas.

El 1 de febrero los festeros, sajeños y visitantes, darán la contraseña al santo, ese saludo que significa el principio de nuestras fiestas, sobre todo teniendo en cuenta que ya por la mañana se dará la salida oficial, por parte de nuestro alcalde desde el balcón del ayuntamiento, sin embargo es sabido que nuestro saludo al santo es importante, pues en él va nuestras tradiciones, ya que desde el balcón del cielo, nuestros antepasados, se asoman para ayudar a que junto  a San Blas todo funcione según lo planeado.

Vicente, Venancio, José Antonio, Celes, Parra y a todos los peques, muchas gracias por vuestra desinteresada colaboración.

Spread the love