Pascual Chico Estevan

Nació con la fiesta impregnada en los huesos, con una creciente vocación por lo nuestro, este oficio de festero que se mete entre las venas y se convierte en irrenunciable hasta que dejamos esta tierra. Debió de influir mucho el abuelo, que fue uno de los fundadores de la Comparsa de Turcos. A sus tres años se paseaba entre las huestes moras, como si conociera de antemano cuál iba a ser su papel en la fiesta. Marcaba el paso aferrado a su banderín de turco, con su rollico de anís en el extremo de la media luna, era todo lo que podía permitirse a lo largo del agotador desfile, para un niño tan pequeño.

 

Pascual pronto descubrió que no sólo del 1 al 5 de febrero hay que ser festero, y empezó a asumir responsabilidades en su comparsa, desempeñando los cargos de Secretario y Censor de Cuentas durante siete años, posteriormente fue designado Mayordomo. Dio un paso importante al convertirse en Alcalde de Fiestas, una butaca en primera fila, que le permitió conocer a fondo la trastienda de la Fiesta. Toda una escuela de aprendizaje para un apasionado de los Moros y Cristianos.

 

Colaboró con entusiasmo en la construcción del nuevo Castillo de embajadas desde 1998 a 1999 en que concluyeron los trabajos, formando parte de la Comisión que se conformó para tal fin.

 

Ha sido Vicepresidente de la Mayordomía de San Blas, y desde el año 2007, presidente de la misma durante ocho años defendio con pasión la Fiesta como patrimonio de todo el pueblo de Sax. Ha impulsado, colaborado y participado de una manera decidida para que las Fiestas fueran amadas y respetadas, acrecentando los lazos de hermandad con otros pueblos festeros en los que tiene grandes amigos a los que admira. Como muestra de su trayectoria al frente de la Institución festera, cabe destacar el homenaje que la Mayordomía de San Blas llevó a cabo al Embajador Moro y que tuvo lugar el día 4 de febrero del 2014  con motivo de su 50 aniversario. Su buen hacer y su meticulosidad son constatables.

 

Los cargos que ha ostentado a lo largo de su vida festera no son producto de la casualidad, sino de su personalidad. Sus amigos le definen como una persona con gran capacidad de trabajo, actitud dialogante, fuerte carácter; entre sus cualidades, también destacan la de saber escuchar, amigo de sus amigos. Apasionado en los debates, no escatima esfuerzos cuando se trata de pelear por todo aquello en lo que cree.

 

Él se define festero.

Spread the love