El último día del mes de septiembre coincidía con el jueves 30 de septiembre, en el que como cada dos meses los políticos sajeños se reúnen en el salón de plenos para mirar por la ciudadanía y el pueblo de Sax.

Los 13 concejales del Ayuntamiento de Sax, sentados en las correspondientes bancadas, fueron otra vez mas de un pleno ordinario, mas ordinario que nunca, en el que, con ocho puntos en el orden del día, mas uno adicional por urgencia, en pocos minutos cumplían el expediente. No sin antes tuvimos que asistir los presentes a unas palabras que, por medio de la primera edil, explicaba lo que le había ocurrido durante las 24 horas antes en las que, según la alcaldesa de la Villa, había sufrido una campaña de acoso con injurias, insultos y calumnias en redes sociales por la licencia de un gimnasio.

Anteriormente al pleno la señora alcaldesa colgaba un video en las redes sociales del Ayuntamiento de Sax, con el mismo motivo, “voy a defender mi honor y el de mi familia hasta las últimas consecuencias” e indicaba que el gimnasio ha tenido varios requerimientos para subsanar las deficiencias, en el último año y medio, antes de decretar su cierre.

Referente al pleno, tras los ocho puntos del orden del día, y uno urgente, llegaba el turno de los ruegos y preguntas de la oposición, en el que se respondían las cuestiones del anterior pleno, mas las nuevas que concluyeron en las que darían voz a la ciudadanía.

Un pleno que cumplía el expediente, y daba confianza a los sueldos que cada mes cobran nuestros políticos, todo ello gracias a los impuestos de los sajeños.

Los problemas de los ciudadanos, que pasan por calles sucias, sin iluminación suficiente y poca actividad tanto para jóvenes como para mayores, les importa poco a nuestros políticos, que hasta el próximo mes de noviembre no tendrán de nuevo actuación en lo que se esta convirtiendo en un teatro, el llamado salón de plenos de Sax.

Así mismo los ciudadanos, tendremos las redes sociales para hablar, pero cuidado, que últimamente los juzgados y el cuartelillo de la Guardia Civil están muy concurridos.

¡¡Que dios nos pille confesados!!

 

Spread the love