El viernes por la noche 68 eran los equipos que se daban cita en el Paseo de la Alameda, en pleno centro de Valencia, para tomar parte en la ceremonia de salida. Y entre ellos estaban, como ya viene siendo habitual, el equipo sajeño formado por Juan y Ezequiel Azorín, con su incansable Fiat Uno.

Fue el sábado, desde las ocho de la mañana, cuando se disputarán los más de 325 km de los que contaba la prueba,  118 de ellos cronometrados divididos en 10 tramos. El centro neurálgico del rally estaba en las instalaciones del Kartodromo Internacional Lucas Guerrero, siendo el trazado de dicho Kartodromo uno de los tramos que debían disputarse. Los tramos de la mañana se disputaban por carreteras de montaña del interior de la provincia de Valencia,  y los tramos de la tarde discurrían entre campos de naranjos.

El equipo sajeño contaba con la dificultad de que era la primera vez que disputaba este rally, y de no conocer ninguno de los tramos. Y si a esto añadimos que cuatro de los tramos se realizaban de noche, la dificultad era doble. Aun así desde el primer tramo se colocaban segundos, posición que tramo a tramo conseguían mantener, acabando en ella al final de la prueba, y subiéndose así al segundo cajón del podio en la categoría de regularidad.

Con este resultado los hermanos Azorín se hacen con el subcampeonato en el Trofeo de Regularidad de la Comunidad Valenciana tras realizar una gran temporada. En el apartado de velocidad del rally se proclamó campeón de la comunidad valenciana el ex portero  internacional, Santiago Cañizares.

Spread the love