A raíz de la unión de las coronas de Castilla y Aragón por los Reyes Católicos, y tras la guerra del marquesado, por la que Sax pasó a ser villa de realengo, los habitantes de Sax dejaron las alturas de la Peña y la protección del Castillo y bajaron al llano, cuando ya no había peligro de guerra entre ambos reinos. 

A partir del siglo XVI comenzó un prolongado periodo de decadencia para la fortaleza del que se hacen eco los documentos de la época. Los castillos quedan sin función y son abandonados, cayendo en una lenta ruina ante la falta de mantenimiento, aunque seguían teniendo alcaide: el de Sax, en 1551 se llamaba Lázaro de Hermosilla. 

En esta época se prefería invertir en la defensa del litoral, como el castillo de Santa Bárbara, en Alicante, y en las torres vigías que protegían las costas de los ataques de los piratas berberiscos. 

Desde el concejo de Sax se insistía periódicamente en reclamar el arreglo del Castillo, como vemos en el cabildo de 11 de febrero de 1567: “… que tal persona lleve poder para poder poner petición a Su Majestad sobre la fortaleza desta villa de Sax, para que se dé horden como sea reparada por que viene mucho a menos es cosa importante por estar en frontera como está. Y por todo esto hordenaron y determinaron que fuese Martín de Valera, escribano desta villa y se le le haga cargo de salario en cada un día que se ocupóse en todos estos negocios honze reales…”. (La frontera es con los moriscos del Vinalopó). 

Ese mismo año, el 13 de octubre, de nuevo el Concejo insiste en sus demandas ante la Corte: “que se ponga petición sobre que el castillo desta villa sea reparado por que se cae todo”. 

Cabe recordar que al año siguiente tuvo lugar la sublevación de los moriscos en las Alpujarras, entre 1568 y 1571. Rebelión a la que las milicias sajeñas contribuyeron a derrotar. 

Y en el cabildo de 11 de septiembre de 1571, insisten en la necesidad de reparar la fortaleza: “se haga información sobre el reparo de que hay neçesidad de se fazer en la fortaleza pa que hecha se ynbie a Su Magestad pa que sea servido de mandarla reparar…”. 

 

Spread the love