Pepe Herrero, en su libro de memorias “Mis recuerdos (Sax, 1900-1990)”, relata la primera ver que un avión aterrizó en Villena: “En septiembre de 1912 y, seguramente, coincidiendo con las fiestas de Villena, los lugareños de estas tierras vimos volar por primera vez una avioneta; tal evento acaeció en la partida del Carrizal. Mi abuelo paterno, en brioso cabriolé, nos llevó a todos sus nietos mayores a ver aquel portentoso suceso; durante el camino de ida no se cansaba de repetir que era imposible que el hombre pudiera volar como los pájaros; a la vuelta se preguntaba: ¿hasta dónde podrá llegar el ser humano? La noche en la que con mis nietos contemplaba cómo el primer hombre llegaba a la Luna, me vino a la memoria mi abuelo cuando regresábamos del Carrizal y yo, sin percatarme, también me preguntó: ¿hasta dónde podrá llegar el hombre?”.

​Ante la evidencia de que el aeródromo de Rabasa se había quedado pequeño para el gran incremento del tráfico aéreo asociado al desarrollo del turismo en la provincia de Alicante, se construyó el actual aeropuerto, que se abrió al tráfico el 4 de mayo de 1967 con instalaciones para prestar servicio a un millón de pasajeros. Ese mismo día, aterriza el primer avión que procedía de Madrid, un Convair Metropolitan de la compañía Aviaco.

Desde sus inicios, ha supuesto la creación de un modelo turístico y de crecimiento para la provincia de Alicante. Actualmente es la primera empresa de la provincia, generando 10.000 puestos de trabajo estables y otros 25.000 de forma indirecta.

​La inauguración oficial tuvo lugar hace 55 años, el 21 de mayo de 1967, a las doce horas, con la presencia del Ministro del Aire, el Teniente General D. José Lacalle Larraga. Entre los invitados al acto por el Gobernador Civil de Alicante, Luiz Nozal López, estaba el alcalde de Sax, Joaquín Barceló Verdú, que asistió al almuerzo ofrecido por el Ayuntamiento de Elche, por encontrarse el aeropuerto en su término municipal.

Spread the love