El propósito de la conferencia que se llevó a cabo el pasado viernes 16 de marzo, a cargo de María de los Ángeles Herrero, doctora en Lengua y Literatura Catalana por la Universidad de Alicante, y como escenario la sala polivalente de la Casa Alberto Sols, era acercarnos al mundo de las letras femeninas, de la literatura escrita por mujeres, desde el punto de vista de la investigación, con ejemplos concretos de autoras que osaron coger la pluma durante la Edad Moderna, a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII, en nuestro contexto más próximo. A su vez, hacer ver cómo el resultado de ello pretende trascender el plano académico, ya que su objetivo es que las investigaciones sean perceptibles en la ciudadanía.

En la Conferencia: “Mujer y literatura. Búsqueda y visibilidad de escritoras a lo largo de la historia”, se reflexionó, por una parte, sobre la salud del oficio de escritora hoy día. Un panorama que no es tan idílico como se puede entender a priori, ya que las mujeres están obligadas a hacer grandes sacrificios y parece ser que deben justificar su vocación por la escritura; por otra, de su visibilidad, que si bien es bastante perceptible en el sector comercial, aún hay demasiadas barreras que romper en cuanto al prestigio cultural. Ya desde hace unos años la crítica de género se hace eco de la ausencia de nombres de escritoras en la historia literaria tradicional.

Es verdad que son pocas las que nos vienen a la cabeza si exceptuamos a las del siglo XX y XXI, antes de que se generalizara el acceso a la educación y dejase de ser un privilegio. Sin duda, sigue vigente la creencia de que antes de la época contemporánea hubo un vacío en las letras femeninas. Ante esto, se ha dejado claro que se deben buscar otras posibilidades, otras alternativas para demostrar que no ha sido así. De hecho, la relación de la mujer con la lectura y la escritura viene de lejos. Por suerte, el interés en la perspectiva de género ha facilitado la visibilización de la mujer en lugares de la cultura que tradicionalmente les habían sido vetados. Aunque aún queda mucho trabajo por hacer, es necesario actuar desde diferentes frentes.

Por ello son de agradecer iniciativas como la que se lleva realizando desde hace un par de años: el “Día de las escritoras”, el primer lunes siguiente a la festividad de Teresa de Jesús, el 15 de octubre, con el que se reivindica la obra de escritoras españolas e hispanoamericanas. Que vayamos descubriendo y conociendo escritoras silenciadas a lo largo de la historia es un motivo indiscutible de celebración”.

Spread the love
Share This