Después de ganar la Vuelta a Asturias, una etapa en la Vuelta a Madrid, donde fue segundo, y otra en el GP Beiras, donde fue cuarto.  Raúl Alarcón lidera la Vuelta a Portugal donde ganó la primera etapa, el sábado 5 de agosto, de 203 Kms en un sinuoso recorrido entre Vila Franca de Xira y Setúbal. En la segunda etapa, entre Reguengos de Monsaraz y Castelo Branco con una distancia de 214 Kms, la victoria la logró el portugués Samuel Caldeira, compañero de Alarcón que se mantuvo como líder; en la tercera etapa, entre Figueira de Castelo Rodrigo y  Bragança, con 162 Kms, la victoria la consiguió al sprint el ciclista francés Bryan Alaphilippe (Armée de Terre), mientras que el sajeño Raúl Alarcón, se mantuvo al frente de la clasificación general individual de la prueba;

En la cuarta etapa entre Macedo de Cavaleiros y el alto de nuestra señora de Gracia, con la distancia de 152 kms, la victoria fue del sajeño Raúl Alarcón, afianzando así el liderato de la 79  edición de la vuelta a Portugal. El sajeño sigue al frente de la clasificación general siendo uno de los favoritos para ganar esta prueba. Raúl Alarcón, el jefe de filas español del equipo de Oporto, se aferraba, vestido con el amarillo de líder, al ritmo impuesto por sus compañeros en la cabeza del pelotón mientras que por delante Luis Gomes (Radio Popular Boavista) y Hélder Ferreira (Louletano-Hospital de Loulé) se unían al dúo de escapados para intentar infundir, sobre todo Gomes, un último hilo de esperanza a una aventura que parecía sentenciada habida cuenta del ritmo que estaba imponiendo en la retaguardia el equipo del líder.

Raul Alarcon

Txoperena y Gomes fueron alcanzados a sólo tres kilómetros para la línea de meta, mientras que los otros dos hombres destacados apenas sobrevivieron unos metros más antes de ser, ellos también, víctimas del pelotón. Así, el grupo, comandado por el W52 de Alarcón, se dispuso a pelearse por el triunfo de etapa en esta llegada en alto de la ronda lusa. Pero a sólo dos kilómetros de meta Alarcón ordenó a Antunes un último esfuerzo. El portugués arrancó fuerte y seco y en un primer momento sólo su compañero, el líder de la carrera, pudo seguirle. Se les soldó, atento, Nocentini, pero Alarcón iba muy fácil y a falta de sólo un kilómetro para la llegada arrancó solo para demostrar a todos que es el hombre más fuerte de la carrera consiguiendo un triunfo que agranda todavía más su ventaja al frente de la general.

Spread the love