Las calles de Sax, al igual que del resto de municipios de la Comunidad Valenciana, ofrecen una imagen insólita desde el pasado 21 de enero, que fue el primer día del cierre obligado de la hostelería como medida de lucha contra la COVID-19.

Bares, restaurantes y cafeterías permanecen con las persianas bajadas desde que cerrasen el pasado 20 de enero. Y tienen por delante 14 días sin ingresos.

En puntos como las plazas, Mayor y Cervantes, las avenidas de Jaime I y Reyes Católicos, o el mismo centro de la localidad, es donde más se aprecia este cierre ordenado por la Generalitat Valenciana, ya que las mesas antes ocupaban gran parte del espacio de las aceras y calzada.

Es una imagen que contrasta con los mercados, supermercados y grandes superficies donde la población sigue haciendo sus compras con normalidad.

El mismo jueves 21 a las 18:00 horas tenía lugar el cierre de todos los comercios no esenciales, otra de las medidas impuestas por el Consell para frenar la curva de contagios, que en Sax vuelve a hacer un récord absoluto con una incidencia acumulada por PCR positivo de 2.955,82 que incrementa contagios de Covid 19 a un ritmo vertiginoso.

Sax con una población de 9.859 habitantes, suma ya 624 positivos, de los cuales son 291 en los últimos 14 días, así como siete fallecidos. La tasa de incidencia acumulada, sube situándose en 2.955,82 frente a los datos anteriores que marcaban 1.828,34.

Spread the love