En el citado año se funda la Escuela Municipal de Arte en nuestra población y la cultura encuentra una oportunidad donde, personas de todas las edades, comienzan a formarse en el bonito mundo del arte pictórico.

Esta iniciativa surgió de la mano de Julia Valdés Guillén, catedrática por la Escuela de Arte de Madrid, apoyada por el también licenciado en bellas artes Miguel Ángel Esteve Jerónimo, quienes expusieron el proyecto a la entonces concejal y responsable del área de cultura de Sax, Beni Moreno Nofuentes, quien aceptó y desarrolló la propuesta en Comisión de Gobierno del Ayuntamiento para crear la Escuela Municipal de Arte, cuyas instalaciones se ubicaron en el piso superior de la casa consistorial.

El director de la Escuela fue Miguel Ángel Esteve, ayudado por la también licenciada Esther González Cantora y desde el inicio de la actividad fueron numerosos los alumnos de todas las edades que hicieron uso en su formación, yendo en progresión hasta quedar el amplio espacio ocupado por completo. Hubo practicantes que pudieron desarrollar su iniciativa creativa con satisfactorios resultados y periódicamente se hacían exposiciones en las mismas instalaciones con los lienzos trabajados por el alumnado, sirviendo de motivación de todos ellos y también para que pudieran ser contemplados por sus familiares y pueblo en general.

La favorable respuesta de la actividad, hizo que el consistorio incluyera en la distribución del “Centro Cultural y Social”, en vías de construcción, un espacio específico para el traslado de la Escuela de Pintura adaptándolo específicamente para este menester. Con ánimo de aportar información y como paréntesis, diremos que la construcción del Centro Cultural Blas Ribes Ribes le resultó gratis al pueblo de Sax, ya que, en una reunión mantenida por el alcalde, Pedro Barceló; el concejal de hacienda, Juan Fernando Guillén y la propia Beni Moreno con el presidente de la Diputación, Antonio Fernández Valenzuela, se propuso a éste la creación de una Casa de Cultura. En respuesta él sugirió la construcción de un centro cultural junto a un colegio público, el Colegio Cervantes. Experiencia que el presidente quería llevar a la práctica por ser un modelo utilizado en Alemania, ya que abaratando costos de mantenimiento y minimizaba cargas al ayuntamiento, al propio tiempo que aportaba funcionalidad al propio alumnado del colegio. También accedió a que el importe total de la edificación lo asumiera íntegramente la Diputación Provincial.

Una vez la Escuela estuvo a pleno rendimiento y confirmada su viabilidad, Miguel Ángel, que realizó un magnífico trabajo, dejó la dirección y se dedicó a exponer y comercializar sus propias creaciones pictóricas, obteniendo un notable éxito, siendo sustituido por su colega Esther González Cantora que asumió con satisfacción la dirección de la Escuela, cuya plaza ganó por méritos propios, entregándose en cuerpo y alma a su cometido. En las nuevas instalaciones, junto con las actividades inherentes del Centro, también estaba previsto la exposición permanente del Museo Etnológico.

En consulta realizada a la exconcejal de cultura, Beni Moreno, nos manifiesta: “Comentar que dentro de las competencias de cultura, en la misma legislatura  se adquirió el Teatro Cervantes igualmente subvencionado en su totalidad por las Administraciones Central, Autonómica y Diputación y se crearon: Los Premios Alberto Sols, se recuperaron los carnavales, se impartía cine y teatro para niños, el ya existente grupo de teatro local resultó fortalecido por el apoyo municipal acudiendo así a certámenes nacionales. Con la gran suerte de tener nuestro propio teatro, se pudieron contratar obras de teatro por profesionales y representaciones de zarzuela , se daban conciertos de música y otros eventos musicales en el Teatro y en el Parque de los Príncipes, Se inició la Semana Cultural y la Feria del Libro, la Radio Municipal que daba acogida a jóvenes de la localidad fue una interesante aportación, como también lo fue la modernización de la Biblioteca “José Azuar” y los premios de pintura “Villa de Sax” (con la eficiente colaboración de Julia Valdés) a nivel nacional con exposiciones de las mismas obras, entre otros” nos recuerda la exedil Beni Moreno, quien añade “Para la consecución de estas actividades contaba con la inestimable y altruista colaboración y apoyo de un grupo de personas comprometidas con la cultura sajeña que denominé Consejo Asesor con quienes trabajé muy a gusto y donde, acorde al presupuesto y al proyecto previsto, planteábamos las acciones a llevar a cabo para poderlas argumentar y defender en la Comisión de Gobierno a la que pertenecía. Sin duda fue un trabajo intenso y aleccionador, donde no se contaba el tiempo de dedicación; energéticamente la fuerza la encontrábamos en el afán de servicio y la satisfacción de creer en lo que te habías comprometido”.  Beni concluye diciendo que “Sin la confianza y gestión del alcalde y resto de compañeros de gobierno los resultados no hubieran sido los mismos.

Sin duda, la continuidad y aportación que han hecho, casi todas las posteriores corporaciones locales, en esta materia han sido importantes y es de destacar que, al menos, los Premios Alberto Sols, la Escuela de Arte y el Teatro Cervantes con actividades, sigan vigentes.

Cuando voy a Sax y converso con amigos o conocidos me encuentro como en mi propia casa y hacen que me sienta feliz de haber dedicado una parte de mi vida a colaborar, dentro de mis limitaciones y posibilidades, en un proyecto en el que creía aportando mi granito de arena, al igual que hicieron otras personas”. Así concluyó la participación que le pedimos a la que fuera concejal de cultura de Sax en una importante etapa de la vida local.

 

Spread the love