En los últimos días del mes de mayo los vecinos de nuestra localidad no se resignan a denunciar esta situación con la que llevan algunos meses lidiando con el abandono de perros por el casco urbano y las zonas rurales, algo que puede terminar en un accidente, además del riesgo de ataques o de propagación de enfermedades que puedan portar los canes.

El problema de los perros sueltos en Sax no es para nada nuevo y es un asunto con el que los vecinos y usuarios de los caminos lidian durante todo el año. Aun así, es cierto que durante los meses más cercanos al verano aumenta considerablemente el abandono de los animales, haciendo que este problema se recrudezca.

Ir conduciendo tranquilamente por las vías más céntricas de Sax o las zonas rurales y de repente, y tener que dar un frenazo porque unos perros sueltos se cruzan por medio. Es algo muy usual que nos cuentan los vecinos de la zona de la carretera de Salinas. Además, por partida doble. «Al salir del vehículo para tratar de fotografiar a los canes, estos le fueron a atacar y rápidamente tuvo que meterse en el interior».

La protesta de los vecinos no viene tanto por la presencia de estos canes, que no hacen más que responder a sus instintos animales más básicos de supervivencia y que al no estar domesticados tienen el impulso de proteger su territorio más desarrollado. Si no por las situaciones de peligro que pueden crearse.

Spread the love