La sajeña Ana Barceló encabezará la lista del PSPV en las próximas elecciones municipales de Alicante. La constante presencia pública que su cargo de consellera de Sanidad le proporcionó durante el periodo crítico de la pandemia ha inclinado la balanza.

Una encuesta encargada por su partido ha otorgado ventaja a la actual portavoz socialista en las Corts, respecto a Josefina Bueno, consellera de Innovación, que se presentaba como la alternativa más probable. Tras la forzada renuncia del actual portavoz, Francesc Sanguino, ninguno de los concejales actuales parecía contar con posibilidades reales de sucederle.

Ana Barceló Chico, es una entusiasta de la fiesta de Sax, donde ha sido una parte importante en el engrandecimiento de su comparsa Caballeros de Cardona y los lazos de unión con la ciudad catalana de Cardona, así como seguir con el hermanamiento de Alagón. Fue secretaria y, posteriormente, presidenta de la comparsa más joven de Sax y llenó de novedades la Mayordomía de San Blas en la cual también ocupó la presidencia. Ejerció su cargo de presidenta de la Mayordomía de San Blas desde 1996 al 2000.

Ana Barceló Chico natural de Sax, nace un 5 de marzo de 1959. Es Licenciada en Derecho por la Universidad de Valencia y ha ejercido de abogada entre los años 1983 y 2002 en los Partidos judiciales de la Comunidad Valenciana de Elda, Elche, Alicante y en el Partido judicial de Castilla-La Mancha trabajando en Almansa. Posteriormente fue profesora en la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Alicante entre los años 2000 y 2001.

Fue alcaldesa de Sax, ganó por primera vez las elecciones locales en 2003 por mayoría absoluta, revalidando a las de 2007, lo que no ocurrió en el 2011. En 2008 sus compañeros la auparon a la Secretaría General del PSPV en la provincia.

La derrota en las elecciones municipales de 2011 encaminó su trayectoria política hacia València. En las Cortes valencianas, llegó a ser presidenta y secretaria general del grupo socialista, síndica adjunta y vicepresidenta segunda de la Cámara.

En 2018, tras la marcha de Carmen Montón al Ministerio de Sanidad, Ximo Puig confió en ella para dirigir una conselleria importante que debía culminar, entre otros asuntos, el proceso de reversión hacia la gestión pública de hospitales como el de Torrevieja. Pero ese y otros asuntos quedaron en un segundo plano al desatarse la pandemia del Covid-19, que situó al departamento autonómico de Sanidad en el ojo del huracán y convirtió, de facto, a Barceló en portavoz oficial de una crisis larga y dramática.

A tenor de los datos que maneja el PSPV, la imagen de Ana Barceló Chico ha superado el desgaste lógico de semejante empeño y le otorga un alto grado de conocimiento entre los alicantinos que se considera beneficioso.

Spread the love