Al comienzo de la Guerra de Sucesión, el cabildo de 16 de diciembre de 1705 acuerda en Sax la formación de dos compañías de milicianos, de cuarenta hombres cada una, en amparo de la causa de Felipe V, para acudir a defender a Onteniente del asedio de las tropas austracistas. También nombraron a sus capitanes, los regidores de la Villa, Francisco Carrión Torreblanca y don Matías Torreblanca, que habían ofrecido “mandarlas y sacrificar con dichas sus vidas y haciendas”. Los capitanes reclutaron a los hombres entre los vecinos. 

Tras la batalla de Almansa, 25 de abril de 1707, las tropas borbónicas ocuparon el Reino de Valencia en pocos meses, entrando en la capital, en Játiva y en Morella, y en enero de 1708, con la caída de Alcoy, todas las fuerzas concentraron su atención en las dos últimas plazas en poder del archiduque: Denia y Alicante. 

Pero las milicias sajeñas tuvieron otros capitanes, como Alonso Estevan de Valera, que participó en el asedio de Alcoy, como vemos en el siguiente documento, de fecha 2 de septiembre de 1707: 

Digo yo Don Alonso Esteban de Varela (sic) Capitán de Milicias por Su Magestad de la Villa de Sax, que e rezivido de Thomas Gil, Mayordomo de los Propios de dicha Villa, mill e setenta y un Reales y catorze maravedíes de vellón por los mismo que he pagado a los cinquenta soldados que en dicha villa fueron pedidos de orden del señor Mariscal Conde de Maoni para la redenzión de voca y gente y sitio de Alcoy; los quales se ocuparon diez y seis días que en ella, fueron pagados en esta forma: al Capitán cada día quarenta y ocho quartos. Al Alférez treinta y dos quartos cada día. Al Sargento diez y seis quartos cada día. Y a cada soldado, a diez quartos, que pagados los dichos Capitán, Alférez y Sargento, quedaron en quarenta y siete soldados, que juntos unos y otros sueldos hazen las referidas mil y setenta y un Reales y catorze maravedíes; y además ochozientos y quarenta y ocho Raziones de pan que se dieron a los referidos soldados, en dicho tiempo de a dos libras cada una que a razón de diez y seis maravedíes…”. 

Spread the love