Durante el más de año y medio de pandemia que llevamos nuestra infancia es una de la parte de la sociedad que más ha sufrido. Han perdido colegio y la socialización que esto conlleva, ha perdido el poder visitar durante un periodo a sus familiares e iguales.

Ahora se intentan realizar cada vez más actividades para esta franja de la sociedad, pero ¿lo estamos haciendo bien?

Ha surgido la polémica de si realmente en plena sexta ola es responsable el hacer actividades multitudinarias cuando en el resto de España se están cancelando, y del porqué algunas actividades se cancelan y otras no sin mucho sentido en ello. Pero creo que hay algo más que no hemos visto estos últimos días, ya que nos quedamos en lo injusto de la situación.

El pasado 27 de diciembre vimos por primera vez en dos navidades un desfile centrado en la infancia centrado básicamente en Disney. Comenzábamos a ver a Mickey Mouse y Minnie Mouse saludando; más tarde nos encontrábamos con Super Girl, Thor y Spiderman; después con unas cuantas princesas clásicas; y terminábamos con muchas, muchas cenicientas y un príncipe. ¿Por qué explicar esto? Pues porque después de tanto tiempo sin poder ver un pasacalle, quizá nos deberíamos plantear si el seguir centrándonos en reafirmar los estereotipos de género de princesas y superhéroes es lo más indicado. Algunas personas dirán: “Pero si había una super heroína!” Si, pero estaba infiltrada porque ni es de Marvel (ahora propiedad de Disney, el tema de la cabalgata), ni es la más igualitaria como modelo a seguir empezando por la desigualdad de su nombre frente a la de su igual masculino (Superhombre – Superchica), habiendo muchas otras superheroínas que representar y muchas otras princesas mucho más igualitarias y menos retrógradas.

Después de que la Concejalía de Igualdad contratara a Marina Marroquí para unas charlas en todos los centros educativos de la población para que estos estereotipos de género se rompan; de la Escuela de Padres y Madres de Yoprimero donde se habló de éstos roles que se formaban desde la infancia; de que tengamos colegios centrados en la coeducación en Sax, si la primera actividad de pasacalles es con princesas y superhéroes… es, al menos, incongruente.

¿Es justo que sigamos centrándonos en que las niñas vean como modelo a mujeres que solo pueden ser sirvientas o princesas salvadas? ¿Es justo que los únicos modelos que le demos a los niños son los súper hombres sin otro modelo de masculinidad? Demos actividades a nuestro futuro más libre, menos anticuadas, y mucho más igualitarias.

Spread the love