El 8 de marzo es una fecha clave en la reivindicación de la efectividad de los derechos de las mujeres y en la apuesta por la reflexión sobre las situaciones de discriminación que se suceden alrededor del mundo. Exigir los cambios necesarios para lograr la igualdad efectiva y plena de mujeres y hombres es el motivo de esta fecha que hacemos los 365 días del año, adoptando medidas para romper las barreras y obstáculos que la constriñen.  

Aunque se dan pasos en cada reivindicación, la realidad nos muestra que todavía existen unas brechas de género importantes. La precariedad de la contratación laboral de las mujeres, que continúan mayoritariamente asumiendo los contratos a tiempo parcial, la brecha digital de género, la segregación ocupacional horizontal y vertical, la escasa presencia de mujeres en estudios del ámbito de las ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM), la brecha salarial, la infrarrepresentación de las mujeres en determinados sectores y puestos de decisión, la todavía escasa corresponsabilidad en la asunción de los cuidados o la violencia de género, máximo exponente de la desigualdad, continúan estando presentes en nuestra sociedad. 

En este 8 de marzo, debemos agradecer el esfuerzo y el trabajo de todas aquellas mujeres que, a lo largo de la Historia, han hecho posible que todas las mujeres puedan ser servidoras públicas en calidad de representantes política. Pues la participación de las mujeres en la vida política es condición indispensable para hablar de “sociedad democrática” y es oportuno recordar que tiempos atrás esta situación hubiera sido impensable. Y eso ha sido gracias al trabajo de muchas mujeres. Así que este 8M va dedicado a todas ellas. 

 

Spread the love